La NASA Amplía la Misión de Dawn a Ceres

 

22.10.17.- La NASA ha autorizado una segunda extensión de la misión Dawn en Ceres, el objeto más grande en el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter. Durante esta extensión, la nave descenderá a altitudes más bajas que nunca antes en el planeta enano, al que está orbitando desde Marzo de 2015. La nave espacial continuará en Ceres durante el resto de su investigación científica y permanecerá en una órbita estable indefinidamente después de que su combustible de hidrazina se agote.

El equipo de vuelo Dawn está estudiando formas de maniobrar Dawn en una nueva órbita elíptica, que puede llevar a la nave espacial a menos de 200 kilómetros de la superficie de Ceres en el punto más cercano Previamente, la altitud más baja de Dawn fue de 385 kilómetros.

Una prioridad de la segunda extensión de la misión a Ceres es recopilar datos con el espectrómetro de rayos gamma y de neutrones de Dawn, que mide el número y la energía de los rayos gamma y los neutrones. Esta información es importante para comprender la composición de la capa superior de Ceres y la cantidad de hielo que contiene.

La nave espacial también tomará imágenes en luz visible de la geología de la superficie de Ceres con su cámara, así como las mediciones de la mineralogía de Ceres con su espectrómetro de mapeo visible e infrarrojo.

La misión extendida en Ceres también permitirá a Dawn estar en órbita mientras el planeta enano atraviesa el perihelio, su acercamiento más cercano al Sol, que ocurrirá en Abril de 2018. A mayor proximidad al Sol, más hielo en la superficie de Ceres puede convertirse en el vapor de agua, que a su vez puede contribuir a la débil atmósfera transitoria detectada por el Observatorio Espacial Herschel de la Agencia Espacial Europea antes de la llegada de Dawn. Sobre la base de los hallazgos de Dawn, el equipo ha formulado la hipótesis de que el vapor de agua puede producirse en parte a partir de partículas energéticas del Sol que interactúan con el hielo en la superficie poco profunda de Ceres. Los científicos combinarán datos de observatorios terrestres con las observaciones de Dawn para seguir estudiando estos fenómenos a medida que Ceres se acerca al perihelio.

El equipo de Dawn está refinando sus planes para este próximo y último capítulo de la misión. Debido a su compromiso de proteger a Ceres de la contaminación terrestre, Dawn no aterrizará ni se estrellará contra Ceres. En cambio, llevará a cabo toda la ciencia que pueda en su planificada órbita final, donde permanecerá incluso después de que ya no pueda comunicarse con la Tierra. Los planificadores de la misión estiman que la nave espacial puede continuar operando hasta la segunda mitad de 2018.

Dawn es la única misión en la historia en orbitar dos objetivos extraterrestres. Orbitó el asteroide gigante Vesta durante 14 meses desde 2011 a 2012, y luego continuó a Ceres, donde está en órbita desde Marzo de 2015.

 

Concepto artístico de la nave espacial Dawn sobre el planeta enano Ceres. Image Credit: NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA