Un Pequeño Paso Para un Geólogo

 

18.11.16.- El pasado mes de octubre, el piloto y astronauta de la ESA Luca Parmitano, el ingeniero y astronauta de la ESA Pedro Duque, y el científico y ‘eurocom’ de la ESA Matthias Maurer estuvieron explorando el yermo paisaje de Lanzarote, en las Islas Canarias, simulando una misión planetaria. 

El Geoparque Lanzarote presenta muchas similitudes con Marte, circunstancia que los tres expertos aprovecharon para interpretar su historia geológica, investigar cuestiones científicas e identificar muestras de rocas de interés para su análisis posterior.

Como explica Loredana Bessone, responsable del proyecto: “El curso ‘Pangaea’ tiene como objetivo preparar a los astronautas para que puedan colaborar activamente con los científicos en futuros estudios geológicos en cuerpos planetarios”.

El curso fue diseñado para incorporar las recomendaciones del programa Apollo de la NASA y sacar partido de los conocimientos actuales sobre geología planetaria. En él han estado implicados desde el comienzo científicos europeos que previamente habían trabajado en misiones robóticas como Rosetta, ExoMars o Curiosity. 

“Las descripciones geológicas del paisaje que los astronautas transmitieron por radio al equipo de tierra fueron excepcionalmente completas y precisas, demostrando un agudo sentido de la observación”, apunta Francesco Sauro, diseñador y director del curso.

“Durante todo el curso hemos aplicado el método denominado ‘ejecución flexible’, bastante común en la práctica geológica, que adapta los objetivos en función de los descubrimientos realizados en campo”.

Así, los astronautas pudieron identificar muestras y formaciones de gran interés científico que los geólogos no podían prever a partir de los análisis de las imágenes por satélite.

“En la geología, más que en cualquier otra disciplina científica, se emplea una terminología compleja que se tarda años en aprender —explica Loredana—. Para poder explorar cuerpos planetarios en el futuro, será necesario que los astronautas y el control de tierra puedan comunicarse de forma eficaz mediante una terminología común”.

Pedro Duque lo confirma: “Habrá que desarrollar un lenguaje operativo entre todas las agencias implicadas en la exploración espacial tripulada”.

Durante sus salidas a campo, los astronautas identificaron y recogieron muestras que serán utilizadas en estudios científicos en los que participarán estudiantes, en colaboración con el Geoparque Lanzarote y otros institutos y universidades implicados en el curso.

“Las rutas recorridas por los astronautas se escogieron por su interés científico; así, los descubrimientos realizados durante el curso se utilizarán en futuros cursos de formación de astronautas y en tesis universitarias”, reconoce Matteo Massironi, coordinador científico e instructor de Pangaea.

“La información recopilada no solo es útil para entender procesos similares en otros planetas, sino también para comprender cuál es la mejor manera de obtener de forma eficiente respuestas científicas en escenarios operativos reales”.

Esta ha sido la segunda sesión de un curso diseñado y desarrollado por la ESA en colaboración con la Universidad de Padua, Italia, y su centro de estudios y actividades espaciales, CISAS, así como con científicos planetarios de distintas universidades europeas, con el fin de preparar futuras operaciones de exploración.

La próxima sesión tendrá lugar en marzo de 2017 y se dedicará a la geomicrobiología y la protección planetaria.

 

El pasado mes de octubre, el piloto y astronauta de la ESA Luca Parmitano, el ingeniero y astronauta de la ESA Pedro Duque, y el científico y ‘eurocom’ de la ESA Matthias Maurer estuvieron explorando el yermo paisaje de Lanzarote, en las Islas Canarias, simulando una misión planetaria. Image Credit: ESA–L. Ricci